En el equipo Williams no comerían durante un año para pagar a pilotos como Alonso

Si Williams tuviera que elegir un área a mejorar de su escudería, no ficharía mejores pilotos. Al menos así lo confiesa su director técnico, Pat Symonds. En declaraciones a Autosport, señaló que la prioridad nunca ha sido hacerse con los servicios de un campeón para sustituir a Bottas y Massa, ya que el coste es muy grande y están contentos con ellos: "Cuando dije en el pasado que emplearía el dinero en otra cosa, no significaba que no pudiéramos sacar partido a lo que aporta una superestrella, pero es un gasto grande. En este momento tenemos deficiencia en otras zonas a las que daría prioridad antes que un piloto estrella". Y es que la situación financiera en los de Grove no permite grandes alardes, y hay otros objetivos que están antes que los de cambiar su pareja de conductores.

El inglés puso como ejemplo a Fernando Alonso, que rompería el balance económico del histórico equipo: "Si fichara por nosotros, haríamos un buen uso de él y nos gustaría trabajar con él. Le daríamos lo que necesitase, pero si tuviéramos que pagar su salario, no podríamos comer en un año". El curso pasado renovó a Massa y Bottas, que disputarán juntos su tercera temporada en este 2016. En los dos campeonatos anteriores, en gran parte favorecidos por el decisivo motor V6 de Mercedes, consiguieron dar a Williams el tercer puesto de constructores, primero por detrás de los de las flechas de plata y Red Bull y el pasado año tras los campeones y Ferrari. Es el mensaje que tiene que vender, pero Symonds asegura que, si tuviera libre elección, seguiría escogiendo al brasileño y el finlandés.

Bottas se ha impuesto a Felipe en las dos temporadas que han coincidido, pero su director técnico cree que juntos hacen una gran combinación: "Creo que son la pareja perfecta para nuestra escudería, trabajan muy bien juntos. Son pilotos de equipo y se empujan entre sí poniéndoselo difícil, porque en realidad son muy similares en su funcionamiento. Tiran el uno del otro de una manera muy positiva y ayudan a conseguir que todo el equipo trabaje muy bien. Honestamente, si tuviera las manos totalmente libres, me gustaría tener a los pilotos que ya tenemos, y eso no es algo que se diga muy a menudo". Los dos aspiran en 2016 a darle a Williams la que sería su primera victoria desde que en 2012 Pastor Maldonado se impusiera en el Gran Premio de España.