Carmen Jordá responde a Sorense: "Nunca lo vi en la fabrica el año pasado"

Marco Sorensen cargó contra Carmen Jordá, dolido por haberse quedado sin sitio en Fórmula 1 y haber perdido su cargo de piloto de desarrollo de Lotus en 2015. El danés realizó la misma tarea que la española durante 2014, y siente que recibió un trato desfavorable por parte del equipo de Enstone. Así lo declaró: "Ella era doce segundos más lenta que yo en el simulador y sin embargo recibía todas las felicitaciones". Sorensen aseguraba haber estado tanto tiempo en el simulador de Lotus como Magnussen en el de McLaren, y mientras que su compatriota es el nuevo piloto de Renault, Marco fue apartado del equipo el año pasado, y compite actualmente en el campeonato mundial de resistencia (WEC).

Carmen Jordá respondió a las críticas, en palabras recogidas por el diario AS. La alicantina, acostumbrada a comentarios negativos, ya no se sorprende ante tales declaraciones, aunque en este caso vienen de alguien con quien dice no haber compartido escudería: "Sinceramente no sé quién es, no lo he visto nunca en la fábrica de Enstone, el año pasado no era parte del equipo". Jordá desmiente que fuera doce segundos más lenta que ningún compañero: "Me parece increíble que diga eso porque yo el año pasado en el simulador solía quedar a un segundo o menos de Romain Grosjean y, haciendo caso a sus números, si alguien sacara once segundos a Grosjean seguro que lo ficharían todos los equipos de la parrilla de Fórmula 1".

Las redes sociales son un pozo continuo de críticas, mofas y ataques contra la piloto, pero lo que a Carmen Jordá le molesta es recibir esos 'palos' por parte de un compañero de profesión, al que realiza una petición: "Me gustaría que se centrara en su carrera, no está bien que para mostrar sus logros tenga que echar mano de los demás y en concreto de mí". En cualquier caso, no es la primera vez que tiene que responder a comentarios similares, y seguro que no es la última. Sin entrar a valorar si son justas o no las críticas, parece cierto que resulta más fácil atacar a una piloto de desarrollo que no ha podido ni disputar un test con su equipo que a uno contrastado. La culpa, en el caso de buscar "culpables", será de quien la contrata.