RESUMEN DEL GP DE MONACO 2015

Un accidente brutal de Max Verstappen, a falta de 15 vueltas, provocó un coche de seguridad en el que Mercedes realizó una de los mayores errores desde el 'crimen' de Ferrari con Alonso en Abu Dabi 2010. Hamilton, que se había paseado durante toda la carrera, fue llamado para un segundo cambio de gomas, mientras Rosberg y Vettel le adelantaban a 90 km/h sin esforzarse.

El fatídico periodo neutralizado se prolongó hasta la vuelta 70 y a Lewis le quedaban 8 para poder pasar en pista al menos a Sebastian con el Ferrari. “Es imposible” dijo por radio tras varios intentos. De resultas se quedó con cara de circunstancia en un podio que debía haber encabezado por segunda vez en su carrera deportiva.

El Mundial se aprieta tras un Mónaco anodino, salvo en ese tramo final trepidante e inesperado. Hamilton domina con 12 puntos, seguido a sólo 10 por Nico y Vettel está tercero a 28. Hay mundial, aunque sea por un fiasco estratégico monumental.

Por detrás Carlos Sainz, que iba acabar duodécimo, tras un suplicio de carrera en la que no perdió nunca la esperanza, se metió en los puntos como décimo. Son nueve del español en lo que va de temporada. Salir del pit lane y acabar entre los 10 primeros no es nada habitual en estos tiempos. Su mérito fue completar 52 vueltas con el mismo juego de gomas blandas y mantener el puesto final respecto a Nico Hülkenberg que estuvo a 0,1 en uno de los pasos por la línea de meta.

Fue el día en el que McLaren logró sus cuatro primeros puntos, pero no a través de Fernando Alonso, sino de Jenson Button, que realizó una carrera brillante para poner octavo al MP4-30. El español, con problemas de temperatura en el coche, fue obligado a parar con una llamada de radio desde su muro. Era la vuelta 41 y el segundo abandono consecutivo para Alonso, el tercero en las cinco carreras que ha disputado. La fiabilidad de Honda es aún inaceptable.

El podio mostró el contraste entre la alegría contenida de Rosberg y Vettel y la justificada cara de funeral de Hamilton, al que le han quitado el triunfo que más valora a lo largo de la temporada, en el lugar en el que su ídolo, Ayrton Senna se llevó seis. Lewis se conforma de momento con el de 2008.