RESUMEN DEL GP DE ITALIA 2015

Lewis Hamilton ha puesto pie y medio en el título mundial de 2015 tras conquistar sin oposición el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, su séptima victoria de la temporada en 12 carreras disputadas, lo que sumado al abandono de Nico Rosberg a falta de dos vueltas le da 53 puntos de ventaja, más de dos carreras de margen a falta de siete por disputarse.

Una enorme ventaja que el piloto británico difícilmente dejará escapar: allá donde tenga fácil ganar lo hará y donde no pueda arriesgará lo mínimo. Un escenario ideal porque Nico necesita un doble abandono de su compañero para seguir teniendo opciones.

A Hamilton le ha durado la oposición de Ferrari una vuelta. En la salida, Kimi Raikkonen, que partía en primera fila por primera vez desde su regreso a Maranello, se quedaba clavado para desolación de los tifosi, que han visto como le pasaban por izquierda y derecha todos los rivales hasta girar por la primera curva último. Al acabar ese primer giro, ya era un segundo más veloz que Vettel, y desde ese punto, todo el gran premio ha sido coser y cantar.

A casi medio segundo por vuelta sobre el tetracampeón, Hamilton ha terminado paseándose por el parque de Monza hasta los 25 finales en meta, previsiblemente sin apretar más de lo necesario. Entre otras cosas, porque su máximo rival por el título, Nico Rosberg, se ha visto perjudicado en la salida por el tropezón de Kimi y se ha encontrado sexto en los primeros compases al colarse los dos Williams por delante e incluso Checo Pérez con el Force India. Su remontada, así como la de Kimi, ha sido lo más divertido de un gran premio con pocos momentos estelares.

Nico se veía fuera del podio y casi fuera del campeonato, con un motor más viejo que el de su compañero y sin 'tokens', pero ha reunido todo lo que tiene primero para pasar a Pérez, en la segunda vuelta, y luego deshacerse de los dos Williams con un acertado 'undercut' (adelantar la parada) que en Williams, de nuevo, se han comido para perder las dos posiciones de ventaja en la parada de sus dos pilotos. Sus 'pit stop' de cuatro segundos por los dos de los Mercedes, tampoco han ayudado.

Entre las vueltas 18 y 22 se consumó el 'sorpasso', Nico se 'subió' al podio y Raikkonen estiraba su primera parada hasta lo imposible (v27) rozando también las primeras posiciones). Tras ella, cayó al séptimo puesto y ascendió hasta el sexto en una cita en la que de nuevo se esperaba mucho de él y tuvo una puesta en escena irregular e imprevisible. Al final fue quinto, porque Rosberg apuró su cabalgata, apenas a dos segundos de arañarle el segundo puesto a Vettel, cuando el motor dijo basta. Su plaza la heredó Felipe Massa, que completó el podio en el circuito que tantas veces le animó como ex piloto de Ferrari.

El mejor español fue Carlos Sainz, que ejecutó una magnífica salida, aunque se aprovechó para cortar la primera chicane y fue penalizado con cinco segundos en su primera parada. Su duelo con Button y su defensa de posición con Ricciardo, hasta que pudo, fue de lo mejor de la carrera. Con dos paradas, cayó por detrás de sus hermanos mayores pero aún quedó por delante de Verstappen, undécimo en meta.

Fernando Alonso apenas pudo oponer resistencia en toda la carrera a ningún piloto. En la salida, como es habitual, ascendió al puesto 13º, pero luego fue carne de cañón para todos los rivales excepto los Manor. Al final, tras un intento de adelantamiento a Button peleando por la 16ª plaza, el español abandonó. Justo por delante, Roberto Merhi, que casi se lleva por delante a Raikkonen en la entrada del 'pit stop' de ambos, terminó la carrera 16º.