RESUMEN DEL GP DE HUNGRIA 2015

Sebastian Vettel tiene estrella, pero sus manos ayudan mucho. El sábado nunca pone una rueda fuera de sitio, en las salidas se la juega y yendo primero es uno de los mejores de la historia. Así, superó a los dos Mercedes en la arrancada, al igual que Raikkonen y se dio un festival de pilotaje para acabar primero y sumar su segunda victoria de 2015 tras Malasia.

Fue un día de grandes alternativas por detrás, de salidas de pista, toques, restregones, alerones saltando en pedazos, pinchazos y averías. Kimi parecía segundo, pero su coche dijo basta. Rosberg también, pero Ricciardo, que llegó por detrás en la última fase, se lo llevó puesto.

Al final fue Daniil Kvyat, el segundo Red Bull el que se llevó el segundo, con el australiano completando el podio. Y Max Verstappen acarició el primer podio de su vida, tras una gran carrera en la que pasó decimotercero en la primera vuelta por meta. Y eso que tambiñen fue sancionado con un 'drive trough'.

Pero la gran remontada fue la de Fernando Alonso, de decimoquinto a quinto. Alonso estuvo soltando esa magia que atesora en cada vuelta para convertir una tartana en un coche medianamente competitivo. Tras el enfado del sábado, se dio un homenaje en pista.

Incluso adelantó a poco del final a Carlos Sainz, con el coche a medio rendimiento por problemas mecánicos. Poco después hubo de retirarse, por lo que la pelea es nula. El madrileño ha tenido un fin de semana aciago, pero con un monoplaza en condiciones bien podría haber estado con Verstappen, que se le marcha en 13 puntos en el Mundial.

Hamilton hizo méritos desde el inicio por perder el liderato, pero tras una salida de pista y una espectacular remontada, tuvo una sanción por tocar a Ricciardo. Pese a parar 6 veces en boxes, Lewis acaba sexto y amplía el liderato. Son 202 puntos, por los 181 de Rosberg ((octavo final) y los 160 de Vettel, que no se rinde y quiere meterse en la pugna de nuevo.