RESUMEN DEL GP DE GRAN BRETAÑA 2015

En un último tercio de carrera marcado por la lluvia intermitente, Lewis Hamilton se llevó una brillante victoria ente su público, en la que hubo de sostener el coche en condiciones de mínima adherencia. Alonso logra su primer punto de 2015 y Merhi logra un fantástico 12º.

Fue la mejor carrera de la temporada, con los dos Williams de Massa y Bottas dominando la prueba hasta casi la primera mitad del recorrido, tras colarse en la salida a los dos Mercedes. La batalla siempre pareció que iba a caer hacia el lado de Mercedes, es cierto, pero hubo incertidumbre, adelantamientos en pista y la aparición del agua, con la que todo parecía incierto.

Hamilton aguantó un buen periodo de pista húmeda con ruedas de seco y esperó hasta el momento justo para entrar a cambiar sus neumáticos. Williams no tuvo iniciativa y esperó a ver qué hacían sus rivales y así cayeron mansos e inermes.

Ferrari, que en la estrategia anda espabilado este año tras la llegada de Toni Cuquerella e Iñaki Rueda al muro y la fábrica, se adelantó a los acontecimientos e hizo parar a Vettel a falta de 9 vueltas. Sólo con esa maniobra, cuando el agua arreciaba, fue suficiente para que Seb lograra un podio con el que no soñaba. Estaba a 15 segundos de los Williams a mitad de carrera y acabó en la ceremonia exultante.

Fernando Alonso consigue su primer punto del año, sudado con sangre, tras un accidente con Button en la salida, del que milagrosamente pudo salir sin daños, y tras unas 15 vueltas finales de extrema dificultad. Fue el primero en poner los intermedios, junto a Ericsson y Merhi, pero la pista estaba seca en muchas zonas y las gomas se destruyeron.

No entró a cambiar de nuevo, pero sí Ericsson (Sauber) lo que le proporcionó el décimo final, tras acabar su tercera carrera del año. Gran resultado para un coche que en agua era 8 segundos más lento que los Mercedes.

Igualmente extraordinario estuvo Merhi, que en seco perdía 20 segundos respecto a su compañero Stevens. Con los neumáticos intermedios alcanzó al inglés de Manor y tomó la duodécima plaza, que es la mejor del equipo este año de largo.

Carlos Sainz tuvo que abandonar en la vuelta 32 de las 52 de la prueba, tras una avería mecánica. El español marchaba décimo, en una carrera en la que su Toro Rosso evidenció una flagrante falta de ritmo y posibilidades de progresar. Pese a todo, su temporada sigue siendo de notable alto.