Resumen de la temporada 2015 de F1

La temporada 2015 de Fórmula 1 puso fin en Abu Dabi. Tras ocho meses de competición y 19 carreras es hora de hacer balance. He aquí una radiografía dividiéndolo en cinco aspectos: lo mejor, lo peor, la revelación, los momentos más destacados y los mejores adelantamientos.

LO MEJOR

El recital de Mercedes. No hubo otro año tan dominador por parte de una escudería. El equipo de la estrella pulverizó sus propios récords superando al W05 de 2014, así como al Red Bull RB7 de 2011, al Ferrari F2004 e, incluso, al McLaren MP4/4 de 1988. Acabó con más puntos que el año pasado, sumando el 86% de la temporada.

La (leve) recuperación de Ferrari. No pudieron hacer frente a Mercedes en la lucha por el título, pero sí en alguna carreras. De hecho, Sebastian Vettel les pudo superar en tres ocasiones. La escudería italiana pegó en 2015 un salto cualitativo importante, volviendo a ganar carreras

El ambiente de México. Se respiró auténtica pasión por la Fórmula 1 en un momento en el que este deporte vive una profunda crisis de audiencias. La atmósfera que crearon los aficionados mexicanos, que llevaban muchos años sin ver un GP en su país, sorprendió hasta a los propios pilotos. Las gradas estuvieron abarrotadas los tres días y el griterío no cesó durante todo el fin de semana.

LO PEOR

La muerte de Jules Bianchi. Tras ocho meses de lucha, el corazón de Bianchi se apagó definitivamente el 18 de julio. Fue un duro golpe para la familia de la Fórmula 1, que no sabía lo que era ver la muerte de un piloto desde la de Ayrton Senna en 1994.

La falta de igualdad. En 2014 tampoco existió demasiada, pero al menos hubo dos pilotos que se jugaron el título en la misma carrera. Aunque fueron del mismo equipo. Este año, ni eso. Hamilton dominó a placer. Se paseó en una temporada en la que ni siquiera su compañero le pudo hacer sombra. Por eso le sobraron tres carreras. Su tricampeonato se elaboró con 10 victorias, seis segundos, un tercero y un cuarto puesto. Y si ya hablamos de Mercedes -como hemos hecho más arriba- la cosa se acentúa.

La caída del GP de Alemania. Nos es buena señal que uno de los Grandes Premios más emblemáticos del calendario desaparezca de un plumazo. Alemani estaba como siempre entre los escenarios elegidos en 2015, pero según se acercaba el fin de semana del evento, las dudas se cernieron sobre la posibilidad de su anulación. Algo que al final se produjo y, como siempre, por motivos económicos. A pesar de contar con Vettel y con Rosberg, en Alemania también ha caído el interés por la F1, algo que no es una buena señal para un campeonato que espera con contar de nuevo con la cita germana en 2016.

LA REVELACIÓN
Carlos Sainz y Max Verstappen se merecen estar aquí. Los dos pilotos de Toro Rosso mostraron su talento y se ganaron el respeto de todos. El duelo particular lo ganó el holandés, ya que acabó con más puntos que el español. Max obtuvo 49 puntos por los 18 de Carlos, si bien el madrileño tuvo menos suerte con su monoplaza, que sufrió toda clase de averías. Lo cierto es que ambos dejaron detalles de grandes pilotos y la sensación de que formarán parte de la Fórmula 1 durante muchos años.

También podríamos añadir bajo este título a Daniil Kvyat. El ruso dejó buenas sensaciones en su primera temporada en Red Bull, donde mojó la oreja a su compañero Daniel Ricciardo, que venía el año anterior de hacer lo propio con Vettel. El premio a su magnífica temporada fue su segundo lugar en Hungría. Acabó el Mundial en séptima posición tras los Mercedes, los Ferrari y los Williams.

LA DECEPCIÓN

Parece que, en este apartado no hay discusión. Todas las papeletas son para McLaren-Honda. Se esperaba que fuera una temporada complicada, pero no hasta tal punto. El ridículo ha sido máximo, con apenas 27 puntos, penúltimos en el Mundial de Constructores, más de 20 motores usados, infinidad de sanciones, más de 10 abandonos y con un solitario quinto puesto como mejor resultado.

No obstante, más allá de los números, lo peor ha sido la sensación de involución. Mucho han hablado desde el seno del equipo sobre lo que han mejorado, pero la realidad es que han acabado la temporada casi tan mal como la empezaron: al final de la parrilla o no acabando las carreras.

MOMENTOS DESTACADOS

La carrera de Hungría: ni un Mercedes en el podio. La destacamos por ser algo insólito. Fue la primera vez que ocurrió en todo el año. Ni Hamilton ni Rosberg estuvieron en el podio en la última carrera antes del parón veraniego. Terminaron sexto y octavo, respectivamente, mientras veían que ese podio lo copaban Vettel y los Red Bull de Kvyat y Ricciardo.

El loco de Marina Bay. La imagen de un aficionado caminando tranquilamente por la pista de Singapur en plena carrera fue una de las imágenes más surrealistas que se han podido ver en la F1. Por suerte no ocurrió nada y pudo salir por su propio pie, aunque no se libró de una buena multa.

El misterio de Singapur. La segunda vez y última de la temporada en que no estuvieron en el podio los Mercedes fue en Marina Bay. Bajo los focos del circuito se vio su desplome. Todo un misterio aún por resolver. Rosberg fue cuarto y Hamilton no pudo acabar. Lo más llamativo es que el británico creyó en su momento que podía haber ganado si no se hubiera quedado sin potencia. Vettel, Ricciardo y Raikkonen subieron al cajón.

El sábado al sol de Alonso. Fue una de las imágenes del año. Ver a un bicampeón del mundo sentado en una silla en pleno circuito de Interlagos, precisamente en el mismo escenario en el que logró sus dos títulos, tomando el sol después de que su McLaren se averiara una vez más. Fue el mejor resumen de un año para el olvido que, además, desencadenó una riada de reacciones en las redes sociales y que recibió la empatía de todos menos de su propio jefe.

LOS MEJORES ADELANTAMIENTOS

Verstappen a Bottas en Mónaco. Aprovechó que Vettel les doblaba a ambos para colarse detrás del alemán y superar al piloto de Williams.

Verstappen a Pérez en Brasil. El holandés se le metió por fuera al mexicano en la curva 1 de Interlagos para coger ventaja en la 'S' de Senna. Max reconoció que se inspiró en uno de Raikkonen a Schumacher en 2012 en Spa.

Salida de Sainz en Abu Dabi. Su inicio en el último Gran Premio de la temporada fue espectacular, adelantando a tres coches -los dos Williams y un Red Bull- para llegar a rodar quinto.

Rosberg a Raikkonen en Bahréin. El alemán se le tiró por dentro al finlandés en plena curva para comerle el espacio de manera limpia.

LEER TAMBIEN:
Gala de FIA 2015
Resumen de la Pretemporada 2015 de F1