Las posibilidades de Weherlein disminuyen y comienzan a sonar nuevos nombres

Las conversaciones para garantizar que el piloto reserva de Mercedes y campeón del DTM, Pascal Wehrlein, tenga un asiento el próximo año en Manor podrían haber fracasado. Toto Wolff comentó abiertamente que estaba en conversaciones con la escudería británica, que cambiará sus motores Ferrari (utilizados esta temporada) por los de Brackley en 2016.

Pero el jefe de Mercedes ha comentado a la publicación alemana Speed Week que no confía en que vaya a haber un acuerdo. "No vamos a ir más allá de una cierta suma", en relación a lo que pide Manor por ese asiento.

Además Wolff reconoció que el propietario de Manor, Stephen Fitzpatrick le ha confesado que necesitan el dinero y que, por tanto, en la medida de lo posible 'venderán' sus asientos al mejor postor: "Fitzpatrick me dijo 'Necesitamos el dinero, así que ¿qué puedo hacer?' "

Con esto, Alexander Rossi y el indonesio Rio Haryanto podrían estar en una mejor posición que los demás candidatos para ocupar esas dos plazas vacantes para la próxima temporada que ofrece el modesto equipo con sede en Dinnington.

UN MISTERIOSO PILOTO RUSO PUJA POR UN ASIENTO EN MANOR.

Oksana Kosachenko, quien fuera mánager de Vitaly Petrov y directora comercial del equipo Caterham, ha sugerido que habrá otro piloto ruso en la parrilla de la Fórmula 1 a partir del 2016 e incluso confiesa que el protagonista "ya ha firmado un contrato a largo plazo con un equipo de la parrilla", según apunta la publicación Tass.

En este sentido, Kosachenko espera que "Kvyat esté pronto en buena compañía” junto a un piloto a quien califica como "bastante joven". Algunos de los candidatos que cumplirían con este requisito serían Artem Markelov, quien ha disputado dos temporadas de la GP2 con apenas 21 años, o incluso Sergey Sirotkin, con experiencia en test y entrenamientos libres.

Desde que Petrov perdiera su asiento titular a final de 2012, solamente Daniil Kvyat ha representado a Rusia en una prueba oficial de la categoría reina pese al creciente interés por el automovilismo en el país exsoviético, el aumento en las inversiones de sus empresas a la Fórmula 1 y la celebración de un Gran Premio en el circuito de Sochi.

A raíz de los comentarios emitidos por Kosachenko, el ministro de deportes ruso, Vitaly Mutko, ha confirmado que el Gobierno "se encuentra trabajando para que un segundo piloto esté en la F1". Con la mayoría de asientos ya asignados, el destino más probable sería Manor, donde aún no han confirmado su alineación para la temporada 2016.

El segundo representante ruso, cuya identidad aún no ha sido revelada ni incluso especulada por la prensa nacional, podría aprovecharse de la falta de financiación de Rio Haryanto para ocupar un puesto en la formación británica y acompañar en la parrilla a Roberto Merhi, Will Stevens o Alexander Rossi desde del GP de Australia.