FORTI, DEL EXITO EN LA F3000 AL FRACASO EN LA F1

El bueno de Guido Forti decidió desde su lejana base italiana de Alessandria que su distinguido y triunfador equipo de la F3000 debía dar el salto, gracias en gran parte, a las aportaciones de Pedro Diniz y sus fuertes sponsors. El romántico intento duró 2 años, equivalente a 23 GPs. Con graves problemas eléctricos el no menos desdeñable diseño del FG01 de Giorgio Stirano (ex Osella y Alfa Romeo) apenas lograba mejorar los últimos puestos de la parrilla, considerándose en carrera como continuas “chicanes móviles” por el resto de equipos y pilotos, y es que normalmente eran doblados 3, 4 o 5 vueltas. No por ello dejaron de estar cerca de los puntos en un par de carreras. Curiosamente, también aquí sufrió el bueno de Pupo Moreno los entresijos de un equipo sin futuro.

El segundo año de los italianos, con Montermini y Badoer, y ya sin el debido respaldo financiero, el esfuerzo sólo duró 10 GPs, continuos y variados problemas con sus socios financieros, motores con pocas revisiones, muchas impagadas, provocaron que finalmente fueran bloqueados por los juzgados en Agosto de 1996. La pasión de Guido Forti no desapareció y siguió unido durante unos años a la F3000.