FERRARI TUVO UN GP COMPLICADO EN AUSTIN, ALONSO FUÉ 6 Y KIMI 12

Tras el terrible accidente de Jules Bianchi en Suzuka, seguido de un Gran Premio de Rusia poco emocionante y lo de los dos equipos que no han podido correr en Austin, el Gran Premio de los Estados Unidos que se ha disputado hoy ha sido el toque de moral que el deporte de la Fórmula 1 necesitaba.

Pese a los enormes esfuerzos llevados a cabo en Maranello y en la pista, no había razón para esperar que los F14 T fueran a mostrar una mejora repentina de forma en una pista que iba a favorecer a los coches más potentes. Ni Fernando Alonso ni Kimi Raikkonen iban a estar en cabeza, con el español cruzando finalmente la línea de meta en sexta posición y el finlandés en decimotercera. Ambos pilotos se vieron envueltos en algunos de los muchos duelos vividos hoy, que acabaron haciendo de este Gran Premio uno de los más entretenidos del año. Fernando vivió una batalla particularmente emocionante con otro campeón del mundo, Jenson Button; el Ferrari y el McLaren rodaron rueda con rueda, pegados, para deleite del numeroso público (sólo hoy asistieron más de 107.000 aficionados).

En la salida, Fernando ganó una posición y se puso quinto, después de que Ricciardo perdiera cinco puestos (había salido quinto), mientras que Kimi mantuvo su octava posición de la parrilla. Todo un logro lo conseguido por ambos ferraristas teniendo en cuenta que salían desde el lado sucio de la pista. Alonso llegó hasta a intentar pasar al Williams de Bottas, pero al final no pudo ser. El Coche de Seguridad apareció cuando el Force India de Pérez tocaba la parte posterior del monoplaza de Kimi, justo después de haber chocado con el Sauber de Sutil. Los pilotos de Ferrari fueron parte del vasto grupo que no entró en boxes en el periodo de Coche de Seguridad.

Como se preveía al inicio del fin de semana, los neumáticos jugaron un papel crucial, y la variedad de temperaturas registradas en los últimos días dejaba la puerta abierta a una amplia gama de estrategias. De hecho, Fernando fue el único piloto que montó Blandos, Medios y Blandos en su estrategia a dos paradas; la mayor parte de los pilotos hicieron las dos últimas tandas de la carrera con los Medios. Kimi tuvo que hacer una tercera parada no prevista debido a la degradación de sus neumáticos, cuando sólo quedaban cuatro vueltas (de las 56) para el final. Después de haber rodado séptimo detrás de su compañero, esto le llevó a caer fuera de la zona de puntos.

Fernando Alonso:"Hoy ha ido más o menos como esperábamos; los coches de delante han sido muy rápidos, desapareciendo poco después de la salida. Después de haber hecho una buena salida, intentamos gestionar nuestra sexta posición, y de cara al Campeonato de Constructores era importante acabar por delante de McLaren. La estrategia ha sido la mejor posible, entrando a hacer la primera parada en el momento correcto. En la segunda, intentamos estirarla para montar los Blandos y ser más rápidos. Creo que esta temporada ha sido muy complicada pero, sin tener en cuenta las prestaciones del coche en estas últimas carreras, quiero dar el máximo para conseguir puntos y ayudar a mi equipo".

Kimi Raikkonen: “Este fin de semana ha sido muy complicado y tampoco hoy, en carrera, he podido dar el máximo. Hasta la primera parada el coche se comportó bien, pero cuando montamos los Medios la situación se complicó, con un nivel de degradación mayor del que esperábamos. Así que me faltó agarre y, tras unas vueltas, empecé a tener problemas con la parte delantera del coche. Pese a que intenté salvar los neumáticos como fuera, bajando el ritmo en algunos puntos del trazado y en la entrada en curva, nos vimos obligados a montar el juego de Blandos antes de lo previsto, lo que no nos dejaba otra opción que hacer una tercera parada hacia el final de la carrera. Ahora seguiremos trabajando para intentar resolver nuestros problemas y, aunque no sea fácil, no nos rendiremos”.