PERSONAL DE CATERHAM NO PUEDE ENTRAR A LA FÁBRICA

Han surgido nuevas dudas sobre la capacidad de Caterham para afrontar el resto de la temporada 2014 de Fórmula 1 después de que el personal del equipo, unos 200 empleados, se quedara sin poder entrar a la fábrica de Leafield el jueves.

Inmediatamente se han establecido conversaciones entre el equipo y los administradores que supervisan Caterham Sports Limited (CSL), pero aún no se ha alcanzado ningún acuerdo para el uso continuado de la base por parte de 1MRT, que opera el equipo de F1.

En una declaración emitida el miércoles por la noche, los nuevos propietarios del equipo amenazaron con irse, alegando que Tony Fernandes no transfirió las acciones pertinentes tras la venta a mitad de temporada y por lo tanto sigue siendo el propietario.

Y en un nuevo desarrollo, se ha comprobado que el personal del equipo se ha quedado fuera de las puertas de la fábrica.

"Ellos [el personal] no pueden entrar en la fábrica hoy. Ellos [1MRT] están utilizando mis instalaciones y no me han pagado", dijo Finbarr O'Connell, uno de los administradores de CSL, a Reuters.

"Efectivamente 1MRT ha estado usando el edificio en los últimos días desde que llegué. Estamos tratando de llegar a un acuerdo aceptable para que ellos puedan estar allí."

"Tuvimos una reunión ayer con 1MRT y los abogados y la oferta que hicieron era inaceptable. Así que les he dicho que se fueran."

"Esperemos que vengan con una propuesta aceptable."

Fernandes todavía no ha respondido formalmente a las pretensiones de los nuevos propietarios, pero hizo un breve comentario a través de su cuenta personal de Twitter sugiriendo que no se le ha pagado.

"Si compras algo debes pagar por ello. Es muy sencillo", dijo.