MERCEDES INVIRTIÓ MAS DE 400 MILLONES DE EUROS PARA SE CAMPEON DEL MUNDO

Eso es lo que se ha gastado Mercedes AMG para ser los nuevos dictadores del Campeonato del mundo de Fórmula 1, recogiendo el testigo de Red Bull. Hasta un 17% más que lo invertido en 2013 con el Mercedes W04. En total unos 409 millones de € que han permitido a la escudería alemana asegurarse el título entre las escuderias e ir directo a que uno de sus dos pilotos, Nico Rosberg o Lewis Hamilton, haga lo propio con el de pilotos.

Viendo estas cifras desveladas por el diario The Independent no es de extrañar que a Toto Wolff le de alergia el hecho de hablar de la descongelación de los propulsores con la que sí están a favor Renault y Ferrari. Y es que Mercedes ya se gastó en 2013 la nada despreciable cantidad de 168 millones de € para desarrollar los motores V6 Turbo, un montante similar al presupuesto actual del equipo Caterham, con todos sus apuros.

Los gastos más merecidos serán sin duda los más de 12.000 euros de bonificación que se llevarán cada uno de los 700 empleados que trabajan en Mercedes F1 tras conseguir el Campeonato del Mundo de Constructores. Un buen incentivo para tenerlos contentos a todos y que no haya fugas de cerebros. Por ahora Wolff ha dejado bien claro que quiere continuar con sus dos pilotos en 2015, veremos si aquí tampoco hay "fuga de talentos".

"Toto Wolff está deseoso de mantener su pareja de conductores, a pesar de la tensión surgida después del Gran Premio de Bélgica. Tenemos un contrato con nuestros dos pilotos para el 2015 y queremos seguir con ellos. Estos dos chicos son parte del éxito del equipo, también porque se conocen muy bien y porque se respetan entre sí. Si introduce algún otro piloto en el equipo, la pelea podría ser perjudicial para el rendimiento del equipo. Por lo tanto, nuestra principal prioridad es continuar con Lewis y Nico en 2015."