MATTIACCI EXPLICA LAS VENTAJAS DE LA DESCONGELACIÓN DE LOS MOTORES

Dentro de pista Mercedes no tiene rival. Fuera de ella, se encuentran sumidos en una guerra contra todos sobre uno de los temas que pueden marcar el futuro a corto plazo de la Fórmula 1: la descongelación de motores. Uno de los oponentes de los alemanes es Ferrari, y así lo ha vuelto a defender su director de equipo, Marco Mattiacci. Toto Wolff tiene claro que los costes se aumentarían si se pudiesen desarrollar completamente las unidades de potencia, por lo que aconsejó al equipo de Maranello cambiar de calculadora, algo que Mattiacci no ve acertado: "Es injusto que me ofrezca una calculadora diciendo que no éramos buenos en el cálculo", respondió a Sky Sports.

"Honestamente, en nuestro caso, según nuestra visión no crecerían los gastos", continuó el italiano. No solo eso, argumentó Mattiacci, permitir la descongelación total podría incluso aumentar los ingresos de los equipos, especialmente de los pequeños: "Si hubiésemos podido desarrollar la unidad de potencia durante la temporada, tal vez nuestros equipos cliente (Sauber y Marussia) habrían sumado más puntos y por lo tanto tendrían más ingresos. Para escuderías pequeñas, no tener la posibilidad de ponerse al día es mucho más dramático que para un constructor asentado". La Comisión de la Fórmula 1 se reunirá en las próximas semanas para votar si se realiza la descongelación de 2015, pero la unanimidad parece imposible con la negativa de Mercedes.

Con la motorización de Lotus por parte de Mercedes, serán cuatro las escuderías con propulsores germanos. Mattiacci ve muy complicada la temporada 2015 para el resto: "Si los demás fabricantes no tienen posibilidad de mejorar y desarrollar sus unidades de potencia, será muy difícil para los equipos que no tengan motor Mercedes, que serán solo cuatro". Además, alegó que la Fórmula 1 debe estar mejorando continuamente: "La innovación es clave en este deporte, estamos intentando mejorar todo el tiempo, y eso es lo que pedimos".

El último argumento de Mattiacci fue recordar que los equipos se deben a los fans, y no resulta sencillo explicar a los aficionados que hasta otro año no pueden mejorar: "Somos una empresa que fabrica motores. Yo no puedo ir y decirle a los tifosi que somos incapaces de mejorar nuestro motor porque tenemos que esperar hasta que al año siguiente se pueda. No es justo para ellos. No pedimos cambiar la normativa, sino hacer algunos ajustes para que la innovación siga siendo el centro de la Fórmula 1". El debate sigue.