JULES BIANCHI SUFRIÓ UN IMPACTO DE 92 G EN SU ACCIDENTE

Philippe Bianchi, el padre del piloto, ha afirmado que: "los médicos nos han dicho que esto ya es un milagro, que nadie ha sobrevivido a un accidente tan grave. Todo el mundo me sigue preguntando cómo está Jules, pero no puedo responder, no hay respuesta. Un día parece un poco mejor, otros días un poco peor. El daño causado por el accidente es muy grave, pero no sabemos cómo va a evolucionar".

"Cada vez que suena el teléfono desde el hospital pensamos que dirán que Jules está muerto", dijo.

Los sensores de fuerza G del monoplaza de Jules Bianchi registraron en la zona de la cabeza un impacto de 92 Gs en el choque. Esto es significativamente más alto que los 75 Gs que Robert Kubica sufrió en su accidente de 2007 en el Gran Premio de Canadá.

Además, se ha sabido que el monocasco de fibra de carbono del coche quedó completamente agrietado.