EL ACCIDENTE DE BIANCHI RECUERDA AL DE MARIA DE VILLOTA , JUSTO A 1 AÑO DE SU MUERTE

La escudería Marussia parece sumida en la mala suerte. De nuevo uno de sus pilotos sufrió un grave accidente a los mandos de un monoplaza del equipo ruso. Esta vez, la desgracia recayó en Jules Bianchi, cuyo accidente recuerda, en cierta medida, al que hace un par de años sufrió María de Villota.

El 3 de julio de 2012, la entonces piloto probadora de Marussia, se estrelló contra un camión que estaba aparcado cuando realizaba un test. El monoplaza quedó incrustado debajo de dicho camión y provocó a De Villota unas heridas cerebrales que le obligaron a pasar por el quirófano varias veces y que, dos años después, causaron su muerte. Justamente en el Gran Premio de Japón del año pasado, Marussia y toda la Fórmula 1 recibió la triste noticia de la muerte de la española.

Esta vez, la desgracia fue para Bianchi, cuyo Marussia también quedó incrustado debajo de un vehículo, en este caso una grúa del circuito de Suzuka. Esperemos que las noticias acaben siendo más positivas y que pronto veamos a Jules en los circuitos.


Jules Bianchi se enfrenta a su destino en el Hospital Universitario de Mie. Según el Dr. Patrick Martens, del servicio de neurología del CHU de Lyon, el piloto galo fue operado "para reducir un hematoma en el espacio meningeo, fuera del cerebro propiamente dicho. No es una intervención que sea problemática normalmente. Se hace para descomprimir el cerebro. Pero por el momento no puede decirse más. Es necesario que pase el tiempo. El pronóstico está ligado a eventuales lesiones subyacentes en el cerebro. Habrá que ver si está afectado o no. Posiblemente pasarán algunos días antes de que pueda darse un pronóstico".

Y en Marussia ven como, de forma distinta, se repite una circunstancia que ya vivieron con la malograda María de Villota. La piloto madrileña cumplía el sueño de su vida, subirse a un F1 para un 'test' oficial, aunque fuera un simple ensayo aerodinámico en el aeropuerto del Imperial War Museum en Duxdorf. Por causas todavía no aclaradas, perdió el control a baja velocidad cuando iba a meter el coche en la tienda que hacía de box, cambió la trayectoria e impactó contra una plataforma elevadora del camión de servicio de Marussia. El impacto fue a la altura del ojo derecho, que María perdió.