LIFE, UNO DE LOS PEORES EQUIPOS DE LA HISTORIA DE LA F1

La escudería Life es una de las peores en la historia de la F1 gracias a sus no muy alentadores resultados y al pobre rendimiento de cada uno de sus monoplazas. Este desempeño se basaba en el absurdo diseño del coche y especialmente el de su motor: un W12.

Para aquella epoca los motores atmosféricos habian cobrado el protagonismo de la propulsion en la F1, sin embargo, al jefe del equipo Life, dueño de una escuadra de F3000, Ernesto Vita, se le ocurrió poner en marcha su W12 (3 bancadas de 4 cilindros), anclado en un chasis First, que nunca pudo correr en 1989 porque no pasó los crash-test de la FIA. Aun así, tras algunas modificaciones, surgía el L190 cuyas preclasificaciones, normalmente, apenas contaban con un par de vueltas lanzadas, en alguna ocasión no llegaron a salir del pit lane o acabar una vuelta completa.

Su piloto titular inicial fue Gary Brabham, hijo del triple Campeón del Mundo Jack Brabham, con buenas prestaciones en categorías inferiores, sin poder alcanzar mejores volantes y sin presupuesto se sentó en aquel experimento de 1990 por dos preclasificaciones, la primera en Phoenix, su mejor crono se paró a 35 s. del primer preclasificado, el motor explotó tras 5 vueltas. La segunda experiencia en Brasil, donde ni siquiera pudo llegar a la segunda recta: cuentan que debido a que los pocos mecánicos del equipo no habían puesto aceite en el ya de por sí frágil motor W12…

Al huido australiano le sustituyó Bruno Giacomelli, el cual había pilotado para McLaren, Alfa Romeo y Toleman; el italiano volvía a los Grandes Premios siete años después (en su paréntesis fue probador de March) para correr igual o peor suerte que el pobre Gary. Su mejor momento: Mónaco, donde la potencia (-30% respecto cualquier V8 Cosworth) le permitió rodar 8 vueltas y quedarse a 14 seg. del mejor preclasificado. Tras infructuosos intentos de clasificación cambiaron al motor Judd V8 para la ronda ibérica; en Estoril, con graves problemas para encajar el motor no lograron acabar una vuelta. En Jerez, sin embargo, se quedaron a 20 s. del corte. Tras todos aquellos intentos Ernesto Vita decidió no participar en los dos últimos GP del lejano oriente y las antípodas ibéricas. Todo aquello fue realmente un absoluto disparate.

Para mas biografias, datos y estadísticas, entra a. salon de la fama de F1 by Riki haciendo click aqui.