LA VOLUNTAD DE ALONSO ES "QUEDARSE EN FERRARI"

“No me queda claro cuál es la finalidad de estos rumores que salen de Italia. Esto no viene bien a nadie. Si tengo que decir algo, lo haré en unas semanas”. El pasado jueves, Fernando Alonso dio un toque de atención a quien realizó desde Italia “filtraciones interesadas” que versaban sobre su futuro, del cual se aireó que podría acabar en Red Bull –previo trueque con Vettel-. Después de esas declaraciones, los coches echaron a rodar y la ‘máquina de especular’ se paró, actividad que ha retomado este lunes para agitar el tema y situarle, esta vez, en Mercedes.

Ya no queda ningún equipo potente al que no se le haya relacionado… Lo único ‘oficial’ es que, pese a tener un contrato hasta 2016 firmado con la Scuderia, su futuro no está cerrado considerando que tanto el piloto asturiano como Marco Mattiacci, el director deportivo, han coincidido en que seguirá vestido de rojo “de momento”. Cláusulas.

Hace un mes, en una entrevista a la cadena británica Sky, Mattiacci aseguró –sin de momentos- que tanto Alonso como Raikkonen seguirían en 2015, como así lo estipulan sus respectivos contratos. El piloto español, sin embargo, utilizó otra expresión por aquel entonces: “Mi voluntad es quedarme”. Un matiz en sintonía con otro comentario que hizo posteriormente: “De momento, quiero seguir en Ferrari y ganar el tercer título con ellos. Acabar el trabajo de años”.

Mattiacci afronta una gran decisión para el futuro de Ferrari.Mattiacci afronta una gran decisión para el futuro de Ferrari.

Y su “voluntad”, la de continuar en Maranello, es algo en lo que se está trabajando en la factoría transalpina, así lo confirmó este fin de semana Mattiacci: “Fernando tiene contrato con nosotros hasta finales de 2016, y ahora estamos en conversaciones con él”. Así que “por el momento, sí” permanece en Ferrari. Sin olvidar que se puede ir. Algo como que ni sí ni no, ni todo lo contrario. “De hecho, estamos hablando de cómo definir esas conversaciones”. Con tanto análisis de las declaraciones, ya no se sabe si esto último se refiere al idioma de las mismas… Por si le sirve a la Scuderia a la hora de negociar, Niki Lauda, presidente no ejecutivo de Mercedes, exclamó el domingo que "sin Fernando Alonso, Ferrari no estaría en ningún sitio".

¿Qué puntos discuten actualmente piloto y escudería?

Partiendo de la base de que la actuación en pista del asturiano está siendo sensacional, ¿sobre qué versan dichas “conversaciones”? ¿Aspectos económicos? ¿Peticiones del asturiano sobre personal de confianza? ¿Ambas cosas? “Si tengo que decir algo, lo haré en unas semanas”. Paciencia a los ferraristas y a los seguidores del bicampeón ovetense.

Primero se le relacionó con McLaren, y este fin de semana, en Singapur, Jenson Button afirmó encontrarse “muy feliz. Estaré aquí el año que viene”. Después salió que estaba dialogando con Red Bull, ante lo que Helmut Marko fue rotundo: “Seguro que no va a estar en Red Bull”, acompañado de un mensaje de Vettel: “No hay nada nuevo. Tengo un contrato con Red Bull y estoy contento donde estoy”. Y ahora renace un supuesto interés de Mercedes, algo que no es nuevo ya que en mayo salió a la luz y Toto Wolff habló sobre el tema: “Esto es una mentira absoluta. Mis dos pilotos, Lewis y Nico, tienen contrato a largo plazo y no tengo intención alguna ni razón alguna para cambiarles. Nunca hemos tenido interés en otra cosa”. Puestos a sembrar más dudas y crear más confusión, que nadie descarte la posibilidad de un año sabático. Aunque, “de momento” sería una pena para el espectáculo ya que la Fórmula 1 perdería al considerado piloto más completo de la parrilla.

Si en Italia los aficionados han leído/visto/escuchado en pocos días -y en diversos medios- cómo su ‘piloto franquicia’ podría cambiar de aires, en España la afición que arrastra el asturiano se cuestiona si tocará cambiar de chaqueta, gorra y color de cara a 2015, como ya hizo en 2007 y 2010. De tal modo que si alguien tiene pensado comprar algún artículo de Ferrari con el nombre de Fernando Alonso para animarle en el GP de España de 2015, y no quiere arriesgarse, “de momento” que aparque la idea y espere “unas semanas”.