Sebastian Vettel - El Kaiser de la nueva era


Sebastian Vettel nació en Heppenheim, Alemania, el 3 de Julio de 1987. Sus padres son Norbert y Heike. Su familia le llama Seppi. Tiene dos hermanas (Melanie y Stephanie) y un hermano (Fabian). No está casado pero tiene novia, que se llama Hanna. Vive en Zúrich.

Su padre es fabricante de muebles pero también disputó algunas competiciones. De ahí le vino la afición a Sebastian. Decidió comprar con un amigo un kart. El pequeño Vettel quería conducirlo y pronto recibió un kart como regalo. Tenía sólo 3 años. Pilotaba horas y horas con él, hasta el punto de que alguna vez se perdió el desayuno por estar rodando. Luego le compraron otro kart mayor.

Estuvo a punto de ser llamado Ryan, pero finalmente fue Sebastian. Sus dos hermanas tienen un hombre que termina en “ie” y los dos chicos, su hermano pequeño y él, acabado en “an”. Su hermana Stephanie tiene cuatro años más que él y también probó en el karting.

Como la mayoría de los pilotos, su familia no podía permitirse todos los costes que suponía su carrera. Su talento fue su única tabla de salvación a la hora de encontrar sponsors y ayudas económicas, hasta que apareció Gerhard Noack, el verdadero culpable de que Vettel sea hoy quien es.

Compitió en carreras desde muy joven. Combinaba la competición con algunos de los hobbies típicos de los chicos de su edad, como los videojuegos. Cuando era pequeño un día fue al colegio con un trofeo. Un compañero se lo rompió y desde entonces prefiere hablar de competición sólo si le preguntan. En 2005 además tuvo que abandonar una entrega de premios por tener examen al día siguiente.

Lleva la velocidad en la sangre. Fue multado por exceso de velocidad entre Alemania y Suiza. Además tuvo la multa más rápida de la historia en la Fórmula 1: nada más salir a pista en los entrenamientos del Gran Premio de Turquía en 2006 se olvidó de poner el limitador de velocidad en el Pit-Lane y fue multado con 1000 dólares, siendo el conductor más joven multado en Fórmula 1.

Cuando competía en karts mojaba sus ruedas para aprender antes a conducir en lluvia. Viendo su actual rendimiento, sin duda podemos decir que aquel truco funcionó. También compró un lote de piezas de repuesto para su kart por eBay, para ahorrar.

AUTOMOVILISMO.

La carrera de Vettel comenzó en 1995, cuando tenía siete años. Desde entonces ha estado ligado al mundo de la competición y la velocidad. En 1997 fue el ganador de la Copa NRW Alevín en la clase B. Ese mismo año conquistó además la DMV Süd Landesmeisterschaft Alevín de clase B y la DMV Bundesmeisterschaft Alevín también de clase B. Los triunfos siguieron, y la temporada de 1998 le vio revalidar el título de DMV Süd Landesmeisterschaft Alevín clase B, además de la Copa NRW Alevín. Ya en 2001 fue el ganador de la Mónaco Kart Cup de clase ICA Junior. Esa temporada también se convirtió en Campeón de Kart Junior de Alemania y Campeón de ICA Europa Junior.

En 2003 ya corría con monoplazas. Disputó la Formula BMW ADAC, en la que quedó subcampeón. Al año siguiente (2004) compitió en la Formula BMW alemana, en la que quedó Campeón conquistando dieciocho victorias en las veinte pruebas disputadas. Red Bull y BMW ya le estaban vigilando de cerca y siguiendo todos los pasos de su evolución. En 2005 compitió en las Euroseries de Fórmula 3. Lo hacía para el equipo Mucke Motorsport ASM. Fue tercero en el GP de Macao y quinto en el Mundial (ganado por Hamilton). Logró 65 puntos y el título de Novato del año.

EL 27 de Septiembre de 2005 probaría el Fórmula 1 Williams FW27 con el que Webber y Heidfeld disputaban el Mundial. En la temporada 2006 siguió participando en las Euroseries de F3, donde fue subcampeón tras Paul di Resta. Fue invitado a participar en las World Series de Renault. Ganó la carrera de su debut, en Misano.

En esa temporada de 2006 Robert Kubica era el tercer piloto de la escudería BMW Sauber. Pero en el Gran Premio de Turquía el polaco sustituyó a Jacques Villeneuve como piloto titular, por lo que Vettel pasó a ser probador. Vettel rápidamente dio muestras de su potencial, y sorprendió a todos marcando el mejor tiempo en la sesión 2 de los entrenamientos libres de Turquía. En Italia también hizo el mejor tiempo en los libres.

La siguiente temporada fue un puente hacia la titularidad en Fórmula 1. Era el tercer piloto de BMW Sauber pero competía las World Series Renault. Iba líder y tuvo que dejar la categoría para dedicarse por completo a la Fórmula 1. Robert Kúbica tuvo un fortísimo accidente en el Gran Premio de Canadá (se llegó a hablar incluso de un milagro). En la siguiente carrera no pudo competir y Sebastian Vettel le sustituyó, convirtiéndose aún con 19 años en el segundo piloto más joven en debutar en la Fórmula 1. Era el 17 de Junio de 2007 y quedó octavo, consiguiendo el récord de piloto más joven en puntuar.

El 31 de Julio de 2007 BMW le permitió irse a la Scudería Toro Rosso, donde correría el Gran Premio de Hungría la semana siguiente, para reemplazar a Scott Speed. Además Gerhard Berger, mánager de Toro Rosso, anunció que sería el piloto titular para 2008, junto a Sebastien Bourdais. Las primeras carreras de 2007 no fueron fáciles, pero Vettel estuvo a punto de lograr su primer podio. En Turquía iba tercero tras Hamilton y Webber. Salió el coche de seguridad y Hamilton hizo una de las suyas. Una maniobra que acabó con Vettel empotrado contra Webber. El australiano cargó contra él culpándolo de inexperto y niño. Sancionaron a Vettel con diez puestos en la parrilla del siguiente gran premio. Sin embargo, un videoaficionado que había captado la imagen del choque provocó que se abriera la investigación. Le levantaron la sanción a Vettel y todo el mundo apuntó contra Hamilton, al cual se le acusó de frenar bruscamente con el coche de seguridad en pista y cambiar la trazada, provocando el toque de Vettel y Webber.

Un podio que se le había escapado y otro que estuvo a punto de conseguir a la siguiente oportunidad. Quedó cuarto en Japón, logrando el mejor puesto hasta ese momento de la escudería italiana. Esa temporada la terminó participando en la Carrera de Campeones. Perdió contra Kovalainen en primera ronda de la copa individual y ganó la Copa de Naciones representando junto a Schumacher a Alemania.

Había dejado unas sensaciones muy positivas y en 2008 comenzaría la temporada siendo titular desde el principio. En la pole de la primera carrera logró pasar a la Q3, sorprendiendo a todos. Pero tuvo que abandonar la carrera, así como en las dos siguientes pruebas. Era el único piloto que no había terminado ninguna prueba. En la cuarta volvió a retirarse, y alguno comenzó a dudar si el talentoso joven cumpliría las expectativas o si sería una falsa futura estrella. Pero la racha cambió y en Mónaco ya conseguiría sus primeros puntos de la temporada, al acabar quinto tras haber comenzado desde la decimonovena posición.

Comenzó a experimentar una mejoría tanto en su coche como en su pilotaje. Sus facultades seguían innatas. Puntuó en otras carreras hasta que llegó Italia. Un raro y lluvioso Gran Premio de Italia le esperaba, y Vettel sacó su mejor versión, logrando la pole y la victoria. Era a su vez su primer podio, y batió de un tirón los registros de piloto más joven en conseguir un podio, en ganar una carrera y en hacer una Pole Position. El Toro Rosso, con motor Ferrari, había superado ya a su ‘hermano’ Red Bull (con motor Renault). En la última carrera estuvo a punto de convertirse en juez del Mundial. A falta de tres vueltas y bajo la lluvia volvió a dar una exhibición y adelantó a Hamilton. Le estaba dando el título a Ferrari pero en la última curva el inglés (y el propio Vettel) adelantaron a Glock, con lo que Hamilton recuperaba el título.

Tras su buena temporada tanto en seco como en lluvia en 2008, llegó su temporada. Pasó al equipo Red Bull, donde compartiría equipo con Mark Webber. En la primera carrera iba segundo, pero tras una polémica maniobra con Kúbica ambos acabaron fuera de la lucha por la victoria. Fue declarado culpable y le impusieron una multa de 50.000 dólares y la pérdida de diez puestos en la parrilla de la segunda prueba del Mundial. En Malasia, saliendo tan atrás, le resultó imposible realizar una buena carrera. Sin embargo se desquitó en China, donde logró la Pole Position y la victoria. Además, su compañero Webber le escoltó en el podio, logrando un doblete histórico para Red Bull. En Bahrein finalizó segundo, y fue cuarto en España, aunque en Mónaco tuvo que retirarse tras tener problemas de neumáticos y un accidente en Saint Devote. Turquía vio su segunda pole de la temporada, la tercera de su carrera deportiva. Pero en carrera no pudo pasar del tercer puesto. Volvió a marcar la pole en Gran Bretaña, donde además se llevó la victoria logrando su primer ‘hattrick’ (pole, victoria y vuelta rápida). En la siguiente carrera, Alemania, fue segundo, pero sufrió un bache de dos carreras consecutivas teniendo que abandonar en Hungría y Europa. En Bélgica volvió al podio, siendo tercero. Otras dos carreras sin subir al podio en Italia y Singapur (donde superó la barrera de los 100 puntos) le hicieron perder todas sus opciones. En Japón volvió a hacer la pole y logró la victoria, en Brasil fue cuarto y nuevo doblete en la última carrera de Abu Dhabi: pole y carrera.

Sebastian Vettel se convirtió en subcampeón del Mundo en su primera temporada con Red Bull, logrando 84 puntos con un balance de cuatro victorias, tres podios más y cuatro poles. Algún mal resultado y la superioridad de Brawn en las primeras carreras le privaron de un título que pudo merecer y que intentaría conseguir en 2010, temporada en la cual se mantuvo en Red Bull.

El 2010 fue su año de confirmación, si es que necesitaba confirmarse. Consiguió cuatro de las tres primeras poles. Sin embargo, algún fallo propio y de fiabilidad del Red Bull hicieron que sólo ganara una de esas cuatro carreras. Tras la victoria en la tercera carrera (Malasia) pasaron cinco grandes premios hasta que volviéramos a verle en el cajón más alto del podio. Fue en Europa. Dos carreras antes, en Turquía, había chocado contra su compañero y al bajarse movió su dedo índice circularmente cerca de la sien, en un gesto que insinuaba locura de Webber. Recibió críticas por la maniobra ante su propio compañero y también por ese gesto. En realidad, la temporada completa fue un camino de críticas, en el que Vettel ganó tantos enemigos como fans. Le acusaban de recibir un trato de favor de la escudería austriaca, y se dedicó a callar las críticas haciendo lo que mejor sabía, pilotar. La segunda parte de la temporada fue magnífica. Logró seis de las últimas nueve poles, y cuatro victorias.

Tras imponerse en Japón, a falta de cuatro carreras, rompió motor en Corea cuando se encontraba en una situación favorable. Eso le alejó del título, y se puso tercero en el Mundial, con pocas opciones. Sin embargo, en Brasil ganó por delante de su compañero (logrando ambos el Título de Constructores para Red Bull) y recortó algún punto. Seguía muy lejos a falta de una sola carrera, pero realizó en Abu Dhabi el fin de semana perfecto (con pole y victoria) y se favoreció de otras circunstancias de carrera. Se había convertido en Campeón del Mundo. El campeón más joven de la historia.

Fue el triunfo del piloto menos esperado, el tercero en la clasificación, el que menos opciones de los tres tenía. Se derrumbó en el podio inundando su cara de lágrimas, que recordaban la increíble juventud de ese hombre que se había convertido en el rey. Terminó el año con diez Poles Position, cinco victorias, cinco podios más, y tres vueltas rápidas. Y con el título, lo que le convertía en uno de los máximos favoritos para 2011.

Si le hubieran dejado diseñar su propia temporada, seguramente no la habría imaginado tan perfecta como fue la 2011. Mostró una superioridad absolutamente aplastante, batiendo varios récords y consiguiendo su segundo mundial. También ahí hubo un récord: bicampeón más joven de la historia. Fue el piloto con más puntos en una temporada (392, aunque es debido al sistema vigente de puntuación); el de mayor porcentaje de puntos (86'40%, 392 sobre 575); el piloto con más poles en una temporada (15); el piloto con más podios (18) y se quedó a una victoria de igualar a Schumacher como piloto con más triunfos en un año (11 de Vettel por 12 de Michael). Su liderato de principio a fin con el su monoplaza RB7 fue lo menos emocionante de un año muy disputado.

Aún quedaban muchas voces asegurando que Vettel triunfaba únicamente por el monoplaza y saliendo desde la primera posición, así que el alemán se tuvo que enfrentar a esas acusaciones en la temporada 2012. En la primera carrera fue segundo pese a salir sexto, y en la segunda no puntuó por un toque con Karthikeyan. Una mala jornada de sábado en China le permite ser únicamente quinto en carrera, sin embargo hace hattrick en Bahrein (pole, victoria y vuelta rápida) y se sitúa primero en el Mundial. En las siguientes cuatro carreras no subió al podio, pese a conseguir dos poles, y la mala suerte se cebó con él en Valencia, ya que sufrió una avería en el alternador cuando se dirigía hacia la victoria. Sin poles en los seis grandes premios siguientes, llegó a ponerse a 42 puntos del líder, Fernando Alonso. Pero en Bélgica Vettel fue segundo (en una gran carrera tras no haber llegado a la Q3 en calificación) y Alonso abandonó, recortándose las distancias.

Italia fue un frenazo en las aspiraciones del alemán. Recibió un drive-through por una maniobra con Alonso, y nuevamente el alternador de su Red Bull rompió sus aspiraciones de puntuar cuando iba sexto. La distancia con Alonso era de 39 puntos a falta de siete carreras, y entre ambos se situaban Hamilton y Raikkonen en el Mundial, siendo Vettel cuarto. Sin embargo, tras aquella carrera comenzaría un ciclo triunfante en el año de Red Bull y Vettel. Ganó en Singapur, e hizo lo propio en las tres carreras siguientes, con Grand Chelem incluido (en Japón) y la pole de la India. Salió con 13 puntos de ventaja sobre Alonso a falta de tres carreras.

Pero el destino quería poner a prueba el talento de Vettel y presentarle la oportunidad de despejar fantasmas acusadores. Fue excluido de la calificación de Abu Dhabi por no tener suficiente combustible en el tanque de gasolina al final de la misma. Tenía que salir en última posición, y tanto él como el equipo decidieron hacerlo desde boxes. En una carrera alocada, Vettel terminó, pese a partir desde el pit-lane, tercero. Con mención especial al arriesgado adelantamiento a Button a pocas vueltas del final, subiendo al podio y manteniendo con Alonso una ventaja de 10 puntos, habiéndose llevado además la vuelta rápida. En Estados Unidos hizo la pole pero no pudo con el ritmo y velocidad de Hamilton, pese a defenderse bien durante varias vueltas, y terminó segundo, por delante de Alonso. Llegaba así a la carrera definitiva, en Brasil, con 13 puntos de diferencia. Le valía ser cuarto, séptimo si Fernando era segundo, y noveno si Alonso quedaba tercero.

Un toque en los primeros instantes de carrera le llevó a la última posición, pero una nueva maravillosa remontada le hizo terminar sexto, y ganar su tercer Mundial tras el segundo puesto de Alonso en carrera. Sin tener el mejor coche en la primera mitad de año, pese a dos roturas de alternador, alguna sanción, y teniendo que remontar muchas posiciones en dos de las tres últimas carreras, Vettel logró su tercera corona (consecutiva), arrebatando a Ayrton Senna el honor de ser el tricampeón más joven de la historia. Cinco victorias, seis poles, 281 puntos (tres más que Fernando Alonso) y seis vueltas rápidas fueron sus números esa temporada.

TETRACAMPEONATO EN 2013.

Sebastian hizo gala de su número uno en el morro y comenzó la temporada de forma fantástica con una pole position en Melbourne. Sin embargo, la falta de ritmo del RB9 en carrera y la extrema degradación de neumáticos Pirelli le relegaron al tercer puesto del cajón, por detrás de Fernando Alonso y Kimi Räikkönen. Una semana después, en Malasia, Vettel se anotó un triunfo polémico, dado que adelantó a su compañero de equipo Mark Webber tras el último pit-stop de ambos desobedeciendo unas órdenes de equipo que obligaban a los pilotos de la escudería a mantener la posición. Partiendo desde la pole, conseguida el día anterior bajo la lluvia, Sebastian perdió tras su primera parada la posición con Mark Webber. Durante la carrera, tuvo que recuperar en pista la segunda plaza a un Lewis Hamilton que adelantó su parada forzando un stint más corto del germano. Finalmente, Vettel salió pegado al australiano después de su última parada en el garaje y, haciendo uso de unas gomas más blandas y del DRS colocó su RB9 en paralelo con el de su compañero a escasos centímetros del muro de boxes. Mark aguantó la posición por el exterior de la curva 1 y recuperó efímeramente el liderato hasta que el alemán completó la maniobra por el exterior de la curva 3 del circuito malayo. Después de hablarlo Sebastian se disculpó con el propio Webber, con el equipo y admitió su error. Error que, por otra parte, evidenció las ganas del germano de ganar su cuarto título.

En la siguiente cita del calendario, en China, Vettel cometió un error en clasificación que le dejó en la novena posición. Optó por montar neumático duro tras comprobar que no tenían ritmo para lograr la pole position. Tras una carrera muy correcta, quedó a las puertas del podio tras una agónica persecución a Lewis Hamilton con gomas nuevas. Fue en el GP de Baréin donde el alemán cosechó su segunda victoria de la temporada. Con unas primeras vueltas fenomenales, consiguió ponerse en cabeza tras adelantar a Fernando Alonso y a Nico Rosberg para no abandonar esa plaza. Kimi Räikkönen y Romain Grosjean le acompañaron en el cajón tras una avería en el DRS del F138 de Fernando, repitiendo el mismo podio del año anterior. Montmeló, sede del Gran Premio de España de Fórmula 1, no fue un fin de semana sencillo para Sebastian. Durante los entrenos se comprobó cómo su RB9 destrozaba los neumáticos impidiéndole mantener un ritmo fuerte y constante de cara a la carrera del domingo. En la jornada de clasificación fue de nuevo el que más cerca estuvo de los Mercedes, mas el domingo no tuvo opción ante los Ferrari de Fernando Alonso y Felipe Massa y el Lotus de Kimi Räikkönen con lo que repitió el cuarto puesto que ya logró esta temporada en Shanghái. Dos semanas más tarde el Gran Circo llegaba a Montecarlo, circuito urbano por excelencia del Mundial. Los Mercedes, con Nico Rosberg de nuevo a la cabeza, fueron los más rápidos en clasificación. Sebastian, a 0.104 segundos de la pole position en el circuito más difícil para realizar maniobras de adelantamiento del Mundial, se vio beneficiado por la salida del coche de seguridad por un accidente de Felipe Massa para tomar la segunda posición de Lewis Hamilton. Realizó "por satisfacción" la vuelta rápida de carrera en el penúltimo giro de la carrera y certificó un nuevo podio con sus rivales por el mundial por detrás de la sexta posición. Con este resultado, el piloto consiguió alcanzar el medio centenar de podios en Fórmula 1.

El 11 de junio de 2013 renueva su contrato con Red Bull hasta final de 2015.

En el siguiente Gran Premio, Sebastian consiguió su primera victoria en Norteamérica ganando desde la pole (conseguida en mojado con una distancia mínima sobre el Mercedes de Lewis Hamilton) en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal. Vuelta a tierras europeas, el piloto alemán no pudo repetir victoria en Silverstone debido a un problema en la caja de cambios de su RB9, que lo apartó de la carrera cuando iba en cabeza. Sin embargo, se resarció de este abandono en Nürburgring, donde tras una gran pelea estratégica, pudo contener a los Lotus de Kimi Räikkönen y Romain Grosjean. Tras terminar tercero en el Gran Premio de Hungría y el receso de verano, Vettel gana todos los grandes premios desde Bélgica: Italia, Singapur, Corea y Japón. Otro título estaba al caer.

Finalmente, Sebastian se proclamó matemáticamente campeón del mundo al vencer en el Gran Premio de la India, con 115 puntos de ventaja sobre Fernando Alonso. Luego logró un nuevo récord con su octava victoria consecutiva en el Gran premio de los Estados Unidos y con esto supera Michael Schumacher (2004) y a Alberto Ascari (1953) en ganar ocho grandes premios seguidos.

PARTICULARIDADES DEL CAMPEON.

Es supersticioso. Admitió haber cambiado un día de pista tras ver cruzarse a un gato negro. Además, tiene un cerdo de la suerte, una pequeña pieza de un cerdo dorado con un centavo, la cual lleva en cada carrera. La compró su padre tras un accidente en los karts y ganó la siguiente carrera, por lo que no se separa de ella. No se fía 100% de nadie y por ello no tiene manager como tal. Cree que no puede encontrar la persona adecuada para ese trabajo y de quien esté completamente seguro de que no le engaña.

La primera llamada que recibió tras su primera victoria en Monza fue de su abuelo. Confiesa que mejora su estado de ánimo muy rápidamente tanto en la pista como fuera de ella. Uno de sus defectos es que es muy orgulloso y en ocasiones dice tiene que escuchar más a la gente, en la vida privada y en la competición. Sin embargo es un tipo que bromea mucho. De hecho su película favorita es la magistral comedia de los Monty Phyton “La vida de Brian”. Su actor favorito también es un cómico: Jim Carrey.

Le dan miedo los ratones. Afirma que aunque está acostumbrado a la velocidad, alguna vez sí ha tenido temor en algunos coches. Para lo que no tuvo miedo fue para montarse en 2004 en un avión de acrobacias de Red Bull, en el asiento de pasajero.

Le gusta practicar otros deportes como el esquí, el snowboard, el mountain-bike, la natación y el fitness. Sus dos pistas favoritas de Fórmula 1 son Spa y Mónaco. Le gusta ir a ver al equipo de hockey sobre hielo de Zúrich. Le agradan los refrescos, y su bebida favorita es el Red Bull. Su comida favorita es la pasta y le gusta todo tipo de música, pero su grupo favorito son los Beatles. Suele ver un show en la BBC, llamado “Little England”.

Es buen amigo de Raikkonen, después de aceptar un viaje en el jet privado del finlandés y haber jugado a bádminton con él. En cuanto a sus ídolos, señala a Roger Federer y a Michael Schumacher. De Schumacher les fascina todo, su trayectoria y su ambición. Destaca que fue el mejor y que supo retirarse en el momento adecuado. Es un ejemplo a seguir para él, y además el propio Schumacher varias veces ha hablado maravillas de Vettel. No sería raro verle recorrer su camino.

Vettel es un piloto muy singular. Además de que alguna vez ha corrido con medallas en sus medias para protegerse del mal fario, bautiza a los coches que conduce. En 2008 apodó a su monoplaza Julie. Para 2009 lo llamó Kate, pero tras su accidente con Kúbica en la primera carrera de la temporada, lo rebautizó como Kate's Dirty Sister, inscripción que se podía ver en su Red Bull RB5 (y que significa La Hermana Sucia de Kate). Los chasis de 2010 también han recibido nombre: el primero fue Luscious Liz , algo así como la deliciosa Liz. Lo sustituyó por Randy Mandy, otro nombre de chica acompañado de un adjetivo picante. El monoplaza de 2011 fue bautizado como 'Kinki Kylie', algo así como 'Pervertida Kylie', en referencia a la cantante Kylie Minogue, el de 2012 'Abbbey' y el del 2013, Hungry Heidy.

Además, en 2010, año en el que se convirtió en piloto más joven en ser Campeón, hizo famosas sus celebraciones. Cada vez que conseguía una pole o una victoria lo festejaba con el dedo índice indicando el número 1, gesto ya reconocido en todo el paddock. Esas celebraciones le hicieron ganarse algunos simpáticos motes como el de 'Fingerman' o 'Frigodedo'. Además, también se le pudo ver en varias ocasiones tras victoria con un gorro en forma de toro rojo, en referencia su escudería.

El comienzo de la temporada 2014 de Fórmula 1, estuvo marcado por el cambio de reglamento y el cambio de compañero de equipo tras cuatro años con Mark Webber, siendo éste nuevo Daniel Ricciardo. En la pretemporada, tanto en Jerez de la Frontera como en Bahréin, ambos coches tienen problemas mecánicos y consiguen rodar pocas vueltas.

Sebastian Vettel comienza la era V6 Turbo en Melbourne con problemas de potencia en una clasificación algo caótica debido a la lluvia. Finaliza en duodécima posición el sábado y, debido al persistente problema de motor, se ve obligado a abandonar la carrera tras completar apenas cinco vueltas al trazado de Albert Park. En Sepang, tanto el piloto alemán como el RB10 se muestran en buena forma, consiguiendo la primera línea de parrilla en una clasificación pasada por agua a tan sólo +0.055 segundos del Mercedes de Lewis Hamilton. El batir a una flecha plateada el sábado no dejaba de ser un espejismo ya que en carrera mostraron su superioridad con un 1-2, respaldados por el alemán de Red Bull Racing que conseguía su primer trofeo este año y en esta nueva era del deporte.

Llegada la primera cita nocturna de la temporada en Bahréin, Sebastian se quedó de nuevo a las puertas de la Q3 aunque finalmente partió décimo por la sanción que acarreaba su compañero Daniel Ricciardo. En carrera, optó por una estrategia diferente al salir con el neumático más duro y, a pesar de no perder posiciones a la salida y poder favorecerse de un juego nuevo de neumáticos blandos, una pequeña falta de potencia en su propulsor y un último pit stop demasiado lento no le permitieron pasar de la sexta posición final. Después de una decepcionante carrera en Shanghái en la que, después de colocarse segundo en la primera vuelta, la falta de ritmo le relegó a una agridulce quinta posición, Sebastian remontó 11 posiciones en el Gran Premio de España para finalizar cuarto. El alemán, de nuevo con problemas mecánicos en la sesión de clasificación, completó una carrera sin fallos con vuelta rápida incluida.

En Montecarlo, tras ser batido en clasificación por Daniel, Vettel realiza una gran salida y se coloca en puestos de podio en las retorcidas calles del Principado. Sin embargo, en la tercera vuelta de carrera, su RB10 le dejó tirado de lo que podría haber sido su segundo podio del año. Una carrera más tarde, disputada en el circuito de Gilles Villeneuve en Canadá, logró la tercera posición final a pesar de encontrarse con tráfico durante gran parte de las 70 vueltas que se disputaron.

Tras sufrir nuevos problemas mecánicos en Austria, Sebastian volvió a tener una complicada carrera en Gran Bretaña. Una estrategia errónea y más conservadora le hizo perder el buscado podio, pero permitió a los espectadores contemplar un duelo con Fernando Alonso. Después de entrar en los puntos las tres siguientes carreras, Vettel volvió al podio en la noche de Singapur, tras una férrea defensa ante su compañero de equipo y el F14T de Fernando Alonso. Además de obtener su mejor resultado de la temporada hasta la fecha, volvió a liderar una vuelta de carrera, algo que no hacía desde el Gran Premio de Brasil del año 2013.

El 4 de octubre de 2014, el sábado del GP de Japón, Vettel anuncia su salida del equipo Red Bull para la siguiente temporada.34 Aquel fin de semana, tras una floja clasificación que le dejó noveno en parrilla, el alemán condujo una brillante carrera bajo el diluvio en Suzuka, adelantando en pista a los Williams de Felipe Massa Y Valtteri Bottas y logrando el cuarto podio del año en una carrera que fue suspendida tras el fortísimo impacto de Jules Bianchi contra la grúa que remolcaba el coche previamente accidentado de Adrian Sutil. Tanto el alemán como los dos pilotos de Mercedes que le acompañaron en el cajón no pudieron esgrimir un sólo gesto de celebración debido a la preocupación generalizada en el paddock por el accidente del francés.

En el debut de la Fórmula 1 en Rusia, Sebastian no logró el pase a la Q3, si bien una buena salida le permitió sumar 4 puntos al finalizar la carrera. Ya en Estados Unidos tuvo que cambiar el motor para pasar a utilizar la sexta unidad de potencia, reportándole una posición que le obligó a salir desde el pit lane. Pese a ésto, pudo arrancar buenos puntos finales. Consigue de nuevo buenos puntos en Interlagos.

ERA EN FERRARI:

El 20 de noviembre de 2014, se confirma su llegada a la Scuderia Ferrari en 2015. Las sensaciones positivas de los entrenamientos de pretemporada tanto en Jerez de la Frontera como en el Circuito de Barcelona-Cataluña se confirmaron en el Gran Premio de Australia, primero de la temporada. El piloto alemán clasificó cuarto en Melbourne y, tras una mala salida en la que consiguió mantener posición, adelantó con una estrategia inversa al "undercut" al Williams de Felipe Massa para anotarse su primer podio vestido de rojo por detrás de los Mercedes. A Vettel se le escapó la pole position del Gran Premio de Malasia por setenta y cuatro milésimas de segundo en una clasificación pasada por agua, en la que rompió la racha de nueve primeras líneas consecutivas completas por flechas de plata. Una estrategia diferente, acompañada de un gran ritmo con su SF15-T valieron al piloto alemán para anotarse su primera victoria con la Scuderia Ferrari por delante de Lewis Hamilton y Nico Rosberg.

Dos semanas después, en el Shanghái, de nuevo los Mercedes se volvieron a mostrar intratables con los Ferrari de tanto el piloto alemán como de Kimi Räikkönen como máximos perseguidores, llegando el primero a forzar a Nico Rosberg a realizar una parada en box para cubrir posición. En Baréin, fue el finlandés quien más presionó a los Mercedes en carrera, por más que Sebastian separase a ambas flechas plateadas en clasificación. Vettel tuvo un error en carrera en el que dañó su fondo plano y no pudo avanzar más allá de la quinta posición, por detrás de Valtteri Bottas. Con la llegada a Europa, Vettel volvió al podio en tercera posición en España, por detrás, de nuevo, de los intratables Mercedes; y en Mónaco, logra subir al segundo peldaño del cajón gracias a un error estratégico de Lewis Hamilton. En Canadá termina 5º después de una mala clasificatoria que lo dejó eliminado en la Q1. Tras perder la 3ª posición por un problema en su parada en boxes en Austria, Vettel regresa al podio en Silverstone, donde termina 3º, por detrás de los Mercedes. En Hungría consigue su segundo triunfo de la temporada y su primero en este circuito después de adelantar a los dos Mercedes en la salida y de dominar la carrera con autoridad.

Luego de no puntuar en Bélgica, Vettel obtuvo una racha de cinco podios, incluyendo su victoria del año en Singapur. En el tramo final, abandonó en México, terminó tercero en Brasil y cuarto en Abu Dabi. Así, se ubicó tercero en el campeonato de pilotos, por detrás de la dupla de Mercedes.

En el receso invernal, Vettel triunfó en la Carrera de Campeones, derrotando a Petter Solberg, Nico Hülkenberg, David Coulthard y Tom Kristensen.

2016 COMPLICADO

Tras los progresos que hizo Ferrari el año anterior, se pensaba que este iba a ser el año de la Scuderia, sin embargo no fue así. En Australia Vettel hizo una excepcional largada, superando a los dos Mercedes, pero la estrategia lo relegó hasta el tercer puesto. En Baréin rompió el motor en la vuelta de formación, y en China hubo de remontar hasta la segunda posición tras un toque con Daniil Kvyat, y con su compañero Kimi Raikkonen en la primera vuelta. En Rusia vuelve a colisionar con el piloto ruso, lo que supuso un nuevo abandono, y por consecuencia, el intercambio de butacas entre Kvyat y Verstappen. En España no pudo aprovechar el accidente de los Mercedes, siendo tercero, y en Mónaco realiza una floja carrera sobre mojado, quedando a las puertas del podio. En Canadá vuelve a superar a los Mercedes en la largada, pero nuevamente erran en la estrategia, quedando segundo tras Lewis Hamilton, posición que repetiría en Bakú.

A partir de Austria, el rendimiento de Ferrari bajó, a tal punto que fueron superados por Red Bull. En dicha carrera, Vettel abandonó tras un pinchazo; en Silverstone acabó 9°, fue 4° en Hungría, 5° en Alemania, 6° en Bélgica, y regresó al podio en Italia siendo tercero tras los dos Mercedes. En Singapur fue quinto tras remontar luego de una mala clasificación; en Malasia abandonó en la primera curva tras una colisión con Nico Rosberg, y en Japón fue cuarto, al igual que en Austin. En México fue quinto tras una sanción por tocarse con Daniel Ricciardo, posición que repitió en Brasil. Finalmente en Abu Dabi fue tercero. Acabó la temporada en cuarta posición en el campeonato con 212 puntos, 7 podios, 0 victorias y 2 vueltas rápidas