Tapacubos



Tapacubos delanteros

El objetivo principal con el que nacieron los tapacubos era obtener una mayor y mejor refrigeración de los frenos, aunque pronto se dieron cuenta de que las mejoras eran tanto de refrigeración, como de aerodinámica.

Esto se debe a que en un coche sin tapacubos, al ir avanzando, se generan 3 zonas de aire: una zona de aire limpio (por el exterior de la rueda), otra de aire bastante revuelto o sucio (justo detrás de la rueda) , y otra de aire revuelto, pero no tanto (entre el chasis del F1 y la rueda, es decir por lo brazos de la suspensión).

Pues bien, el verdadero funcionamiento de los tapacubos, consiste en que estos tienen una abertura en la parte trasera de la rueda, de modo que el aire entra en diagonal (desde el interior del coche), refrigera los frenos, y sale hacia el exterior de la rueda.

Al salir hacia afuera, crea una zona de menor presión en el exterior de la rueda, que tiende a absorber el aire turbulento que va dejando la rueda, de modo que el aire que llega a la parte posterior del coche es el aire menos revuelto que viene tras pasar por la suspensión, y así, aparte de mejorar la refrigeración de los frenos, también mejora la aerodinámica del coche.

Vista posterior del recorrido del flujo por el neumático