Tanque de combustible de los F1



Depósito de combustible de un F1
Está ubicado detrás del piloto y delante del motor, dentro del monocasco, pero fuera de la célula de supervivencia, y por normativa ha de permanecer íntegro tras los impactos, aunque se pueda deformar. Por esta razón, el depósito es como una bolsa deformable, bastante gorda de grosor, todo y con la forma adaptada al chasis, para que en caso de accidente no se rompa y pueda provocar un incendio.



Situación del depósito de combustible en un F1 (entre el habitáculo del piloto y el motor)
No existe una normativa que específicamente limite su capacidad, aunque los requisitos del propio diseño imponen unas tendencias por las que su capacidad ronda los más de 200 litros, o más concretamente, más de 200 Kg de peso en lleno, pues aunque el litro de gasolina no pesa un kilo (0,75 Kg), el depósito vacío también pesa.

El principal problema con el que se encuentran los equipos a la hora de diseñar un depósito de F1, es que debido a las fuerzas G de las frenadas, aceleraciones, giros y demás cosas, la gasolina se desplaza para un lado o para a otro, dentro del depósito, como resultado de la acción de estas fuerzas, tal y como pasa en cualquier otro cuerpo o fluido al aplicarle dichas fuerzas. Esto da lugar a que en ciertos momentos, el motor reciba más combustible del deseado, debido a una acumulación en la zona de las bombas de las gasolina, y por el contrario, se quede sin recibir combustible, cuando este se encuentre en la parte contraria a la que están situadas las bombas que recogen la gasolina hacia el motor.

Para evitar este desplazamiento del combustible por el depósito, los equipos diseñan un sistema de cámaras, que consiste en que la gasolina va pasando de cámara a cámara antes de llegar a las bombas, todo y dirigiéndola, para evitar que esta llegue a estar libre y se pueda mover por todo el depósito. Aparte, estas cámaras contienen compuertas para no permitir que el combustible vaya de una cámara a otra, sin que se quiera desde el propio equipo.

En definitiva, el objetivo buscado, es mantener que las bombas que recogen la gasolina, estén en todo momento húmedas, y nunca estén en el aire. También contiene un respiradero en la parte superior del depósito, conectado a la toma de admisión para que todo el vapor de gasolina que pueda salir, vaya a la admisión y sea quemado.

Tal y como se aprecia en la foto, las bombas de la gasolina se encuentra ubicadas en la parte central inferior del depósito.

Bomba de gasolina
Comparativa entre el tanque de combustible del 2013 con el del 2014