Introducción a la aerodinámica de competición


En la F1 desde que se ha tomado en cuenta la aerodinamica siempre se ha tratado de lograr el maximo grip aerodinamico posible con el menor Drag; una de las formas de llegar a este "sueño dorado" es canalizando el flujo de aire a lo largo del monoplaza, transformandolo de flujo turbulento (muchas turbulencias) a flujo laminar o limpio (poca turbulencia) por medio de deflectores que hacen que el aire pueda ser canalizado normalmente hasta llegar a las piezas aerodinamicas principales, es decir, las que generan el downforce.
Para canalizar un flujo no es suficiente una sola acción o un sólo dispositivo, en la inmensa mayoría de ocasiones se necesita de una serie de elementos, que gracias al trabajo conjunto logran hacer que el objetivo final se cumpla o al menos se aproxime.

Vamos a poner un ejemplo, muchas veces y más ahora en verano ponemos en funcionamiento el aire acondicionado del coche, en el salpicadero del mismo disponemos de una serie de mandos, con la funcionalidad de poder dirigir el flujo de aire allí donde deseemos.

Es complicado lograr que el flujo proveniente de todas las salidas vaya directamente a la cara ¿verdad?, pues algo parecido ocurre sobre un monoplaza de Fórmula 1.

Si colocamos un dispositivo deflector sobre el morro, efectivamente desviará el flujo, pero sólo lo hará en unos pocos centímetros y además será muy fácil que el flujo se perturbe en secciones posteriores. Por tanto es necesario seguir "desviándolo" y así ayudar al flujo a ir donde queramos exactamente.

"En mi opinión es mucho más efectivo desviar un flujo de aire mediante variaciones de presión o efecto Coanda, en detrimento de los visibles deflectores 'físicos'. Cuanto más lejos se encuentren 'acción' y 'objetivo' mas complicado resultará el trabajo".

Adentrense en lo profundo de la aerodinamica aplicada a la competicion.

Ya estamos listos para comenzar a definir algunos elementos aerodinamicos de un F1.